El pasado sábado, el nadador Lucas Rivet concretó con éxito el desafío de unir el Balneario de Paso de Alonso con Puerto Ruiz, 37 kilómetros de un río que presentó dificultades, en el marco de su entrenamiento para cruzar el Río de la Plata.

Esta travesía a aguas abiertas contó con la logística brindada por el reconocido nadador local Pablo Cosso, quien junto a su equipo, oficiaron de guías, alternaron de nadadores acompañantes, y acompañaron con todo lo necesario para tamaña prueba.
El nadador, Lucas Rivet, tiene 40 años, hombre del marketing oriundo de San Isidro, llegó a Gualeguay para completar su preparación física para cruzar el Río de la Plata, la cual tiene previsto realizar entre el 18 y el 24 de febrero próximos.

Según informaron los encargados de la logística, la travesía, saliendo de Paso de Alonso a las 8:25 horas, le insumió a Rivet 10 horas y 9 minutos, demandándole al nadador un promedio de 60 brazadas por minuto.
Junto a Cosso, estuvieron el nadador local Nicolás Gandini, los guías Eduardo Cardoso y Ramón González, Facundo Olivera como guardavidas, Franco Olivera como enfermero, y Hugo Chaparro, todos acompañados por el gomón de Gendarmería, fuerza que no solo brindó todos los permisos gestionados sino que, también, estuve presente toda la prueba.
Del mismo modo, tanto en la salida del tradicional balneario gualeyo, como en la llegada a la rampa de Puerto Ruíz, fueron importantes el acompañamiento de siempre de Panchi Ascar y Mario Taborda.

Cabe recordar que esta travesía Paso de Alonso-Puerto Ruíz tiene en su historial de nadadores a Lito Arnaudin, en la década del 60, a quien siguieron el propio Pablo Cosso en dos oportunidades, y a Lautaro Lasagna, quien la realizó, acompañado por Facundo Olivera, después de cruzar el Río de la Plata.
En diálogo con Gualeguay21, Cosso se mostró más que satisfecho por haber podido colaborar con el entrenamiento para una travesía como la que enfrenta Rivet y por poder exponer los atributos del río Gualeguay para esto.
Respecto de la travesía en sí, Cosso consideró que "le costó mucho porque el río lo castigó mucho", y graficó que el Gualeguay, por su altura y poca corriente fue como "una gran pileta larga", haciendo que los últimos kilómetros fueran muy duros, por lo menos hasta que pudo tener el Puerto a la vista.
Igualmente, Cosso confió que Rivet se fue muy contento, no solo por el logro, sino, también, por el marco natural de la travesía y el cariño de la gente, señalando, particularmente, el cruce de los puentes.

Respecto del futuro, Cosso insistió sobre las bondades del río Gualeguay para este tipo de pruebas, a la vez que adelantó que la nadadora Ángeles De Simón vendrá en marzo para realizar esta misma travesía pero siguiendo hasta completar las 12 horas, ya que se encuentra entrenando para una prueba de 81 kilómetros a realizarse este año en la India.
Finalmente, Cosso resumió sobre la jornada: "Rivet no se olvida nunca más de la paliza que sufrió en el río Gualeguay y espero que esa paliza le sirva para cruzar con éxito el Río de la Plata".

Norman Robson para Gualeguay21