Casi 4,9 millones de turistas viajaron por el país en las vacaciones de invierno, con una permanencia promedio de 4 días, y gastaron 13.702 millones de pesos, pero en Entre Ríos cayó sensiblemente.

Según el informe de la CAME, este año viajó más gente que el año pasado, aunque la estadía fue levemente inferior, a la vez que estimó que 8,6 millones de excursionistas se trasladaron de una ciudad a otra a pasar el día.
Al mismo tiempo, días pasados, los dirigentes de la Cámara Entrerriana de Turismo coincidieron en que viven en un clima de recesión económica que afecta a todos, al punto de que la ocupación hotelera apenas superó el 70 por ciento.
Según el trabajo de CAME, realizado en las 40 ciudades más relevantes del circuito turístico nacional, la venta de bienes y servicios vinculada al turismo estuvieron en niveles similares a los del año pasado, notándose más circulación de gente aunque con estadías más cortas, mientras que la mitad de los turistas que viajaron lo hicieron por ocio, esparcimiento o recreación, y el resto para visitar familiares, amigos o participar de alguna competencia deportiva.
Muy por el contrario, nuestra provincia, según la CET, registró niveles de actividad bastante por debajo del de los últimos años, en parte atribuida a un modo de viajar más austero y, también, a las desacertadas campañas de promoción.
Como coletazo de esta recesión turística en Entre Ríos, sumada al importante incremento de los costos fijos, muchas pymes turísticas ya se ven complicadas, al punto de que una cerrará sus puertas temporalmente.
Por último, el informe de CAME destaca que los destinos más elegidos fueron los centros de nieve como Bariloche, Las Leñas o la ciudad de Mendoza, y destinos de temperaturas más altas como Salta, Tucumán, Córdoba o Misiones, entre los cuales las propuestas entrerrianas dejaron de figurar.
Gualeguay21