Más de 800.000 argentinos mayores de 45 años buscan, sin éxito, reinsertarse en el mercado laboral, mientras que menos del 10% de las empresas tiene políticas activas sobre el tema, y casi el 90% quiere que el Estado interceda.

En Argentina hay más de 800.000 personas mayores de 45 años que buscan, sin éxito, reinsertarse en el mercado laboral. La falta de políticas activas, tanto de empresas como del Estado, disminuye la posibilidad para que este segmento poblacional vuelva a incorporarse en el sistema. Los datos surgen de un estudio realizado por Adecco Argentina sobre la situación actual de las personas mayores de 45 años en el mercado laboral, en el marco del quinto y último grupo de su campaña #TalentoSinEtiquetas.
Esta situación que atraviesan las personas de +45 sucede al margen de si son o no profesionales, debido a lo cual dicha problemática no se relaciona directamente con el grado de formación académica.
Se trata de personas que quedaron al margen del circuito de empleo, despedidos de los lugares donde trabajaban, aventurados a buscar nuevos desafíos, o personas que dejaron de trabajar por algún motivo y desean o requieren volver al mercado laboral. Ello se da en un contexto en donde se estima que el 80% de las ofertas de empleo son para menores de 45.
Los resultados muestran que, para el sector privado, la edad de los postulantes a una búsqueda laboral es un factor relevante al momento de decidir la contratación. Quienes piensan así (63%) casi duplican a quienes no ven en la edad (35%) una variable de importancia. Esta mirada crítica predomina más en el caso de las Pyme (66%) que en las empresas grandes (58%), y más en las que no tienen empleados +45 (67%) comparado con las que sí tienen (64%).
Las personas mayores de 45 no son percibidas como un grupo vulnerable con el cual se debe trabajar su empleabilidad. Son una minoría (22%) quienes los identifican como un colectivo en riesgo con el cual se debe trabajar de manera proactiva esta problemática. Estos valores se mantienen casi similares al comparar a las empresas grandes (21%) con las Pymes (23%). En cambio, se observa una gran diferencia entre quienes tienen este tipo de empleados (23%), comparado con quienes no cuentan con ellos (0%).
La articulación entre los sectores público y privado aparece como una oportunidad para trabajar la problemática. De manera casi unánime (88%) se pronuncian quienes están a favor de que el Estado establezca incentivos para facilitar la incorporación de personas +45 al ámbito laboral formal. Esta alta valoración se mantiene tanto en las empresas grandes (87%) como en las Pymes (89%). Los valores se mantienen en niveles altos tanto en quienes emplean a este colectivo (88%) como en quienes no cuentan con ellos, donde se da una respuesta unánime (100%).
A modo de conclusión, Adecco Argentina sugiere las siguientes ideas para poner en acción:
Poner en agenda la importancia de brindar oportunidades de empleabilidad a personas +45. La edad estaría apareciendo como una posible barrera, sobre todo en el caso de las Pymes y entre quienes no tienen actualmente este tipo de empleados en su nómina.
Ser conscientes que las personas +45 son un grupo vulnerable en materia de empleo. Este cambio de mentalidad es aún más importante en las empresas que no cuentan con ellos en su staff.
Desarrollar políticas activas desde el sector privado en favor de la empleabilidad de este colectivo, tanto en las empresas grandes como en las Pymes. La articulación con el Estado se presenta como un camino a recorrer para generar mejores condiciones de contratación.
Tener un enfoque empresarial basado en la diversidad; que valore el gran aporte que hace esta franja etaria al entorno laboral, principalmente a través de la experiencia y el compromiso con el trabajo.
Generar instancias de capacitación para contrarrestar el desafío que presentan el manejo de la tecnología para este colectivo y la dificultad para adaptarse a entornos laborales cambiantes.
“En Adecco Argentina creemos que es clave sensibilizar a las empresas sobre lo importante que es la apuesta por el talento senior en el marco que aporta la diversidad a la competitividad de las organizaciones”, afirma Esther Parietti, Directora de Sustentabilidad del Grupo Adecco en Argentina.
A partir de los 45 años las personas poseen características diferenciadoras que los hacen valiosos e importantes para el mercado laboral, aquí algunas de ellas:
Tienen sus habilidades comunicativas desarrolladas por completo. Además de una mayor soltura al tratar con clientes o proveedores, tiene sus habilidades de negociación más desarrolladas. Gracias a esas habilidades comunicativas son buenos líderes, y saben aprovechar la importancia de la comunicación cara a cara en los negocios.
La productividad aumenta porque hay menor rotación, ya que los trabajadores mayores de 45 años son más realistas en cuanto a sus expectativas de futuro, por lo que su nivel de compromiso es más elevado. Asimismo, cuando estos profesionales se vuelven a colocar valoran más su nuevo puesto y, por ende, su rotación es más baja.
Son personas laboralmente estables y concentradas, han trabajado toda su vida y no están en busca de “la siguiente oportunidad” como los jóvenes.
Un hombre desde los 45 años en adelante ha adquirido suficiente experiencia para contar con la madurez necesaria al momento de enfrentar situaciones de estrés o frustración en el trabajo.
Metodología del relevamiento
Empresas Encuestadas: 420
Cobertura Geográfica: Todo el territorio argentino
Período de relevamiento: Septiembre 2017
Gualeguay21