Según las garantías que nos brinda nuestra Constitución Nacional, con el sagrado objeto de protegernos de la injusticia, todos, sin distinción de género, somos inocentes hasta que un proceso justo, en el cual podamos defendernos, determine, sin lugar a dudas, que somos culpables. Pero, hoy, esa balanza milenaria se rompió con las políticas de género, sumiendo a unos y otros en un paradigna de violento enfrentamiento.

Ocultas detrás del sello del Hogar de Niñas, un grupo desconocido de personas sigue negando y tergiversando la realidad para ocultarla de la sociedad. Ahora, a través de una "carta" hecha pública por Radio Gualeguay, siguen victimizándose y culpando al Copnaf, cuando la realidad demuestra que ellos mismos motivaron el cierre de la institución.

Ser político es tener una idea de sociedad y saber como llevarla a cabo gobernando, y gobernar es administrar y ordenadar responsablemente la convivencia y desarrollo de una sociedad para bien de todos los gobernados. Ser político no es abrazar elocuentemente una ideología para acceder a un cargo, y gobernar no es mandar sin un sentido, eso es mera corrupción.

“El tiempo pasa, y nos vamos poniendo viejos…”, dice la canción. Hoy celebramos a las abuelas y a los abuelos. En ellos no sólo pasó el tiempo, también se quedó la sabiduría de la experiencia. Conocen de fracasos y desventuras, y cómo reponerse ante los tropezones y caídas. También experimentaron, unos con abundancia y otros parcamente, alegrías y caricias de la vida. A partir de una existencia larga saben ponderar las cosas que valen la pena, y las que te dejan gusto a poco. Como expresa otra canción, “de lejos dicen que se ve más claro”.


En Gualeguay21 lamentamos profundamente que alguien pueda verse afectado por cualquiera de nuestras publicaciones, tal como ha ocurrido con una nota editada semanas atrás sobre la investigación periodística de una causa penal de violencia de género. Por esta razón, por invitación de la Justicia, pedimos especiales disculpas a quien resultara afectada por el tenor de la misma.



Frente al primer fallecimiento en Entre Ríos de una persona con coronavirus se restableció la estéril discusión sobre si el virus fue o no fue el responsable de la muerte. Si bien es un dato útil solo a las estadísticas, también puede servir para una adecuada ponderación del impacto del contagio en los grupos de riesgo.

En la noche del lunes, como director de Gualeguay21, fui notificado por la Jueza de Garantías, Dra. Alejandra Gómez, de que, de inmediato, debía bajar del sitio la nota "Caso Díaz: verdades, fantasías y sospechas", por entorpecer la investigación y ejercer violencia de género. Me había denunciado el fiscal, en nombre de la supuesta víctima, del querellante y de una feminista. Un alevoso apriete que atenta contra la libertad de prensa.

La crisis sanitaria mundial sumergió al planeta en una profunda crisis económica, de la cual quedará un nuevo mundo, marcado tanto por nuevas costumbres sociales, como por un nuevo modelo económico. Pero, primero, habrá que superar este proceso que enfrentamos. 

Sin lugar a dudas, la situación económica de la provincia es desesperadamente crítica y al Gobernador, no solo que no le cierran los números, sino que cualquier proyección a futuro le da escalofríos. Se le desmoronó la recaudación, así como se le van desmoronando las esperanzas de que la Nación pueda salvarle la situación. "¿Y ahora quién podrá ayudarnos?", dicen que se pregunta.

Al igual que el Gabo García Márquez escribió su obra maestra Cien Años de Soledad, yo voy a escribir mis cien días de soledad. No es la historia de los Buendia en Macondo, sino la historia de los argentinos en una interminable y aún incomprensible cuarentena, y la soledad que provocan el miedo, la incertidumbre y los gobiernos indiferentes a la realidad de sus pueblos.

Más allá de que nos convenzan de que el desorden es culpa nuestra, las leyes son claras y alcanzan tanto a los que las violan como a los que miran para otro lado para no actuar, mientras que los ciudadanos que callan frente a esto son meros cómplices de todos los anteriores.

La vida es una gran película donde cada uno tiene sus papeles, y, en todas, siempre hay un malo. Un papel que siempre es secundario, y que, como todos los de esta película, se interpreta sin libreto, sin dobles, sin efectos especiales, y, lo peor, sin la posibilidad de repetir la escena. Cumplir con el papel de malo, improvisando, y sin otra oportunidad, es todo un desafío.

Muchos podemos coincidir en valorar el lugar fundamental que está teniendo la familia en este tiempo de cuarentena y aislamiento. Desde la contención afectiva y emocional, hasta los lazos solidarios para con quienes están en peor situación por las crisis laborales y sociales.

Como todo hijo de los Tiempos Oscuros, he visto sufrir, en vivo y en directo, cuando no en carne propia, la angustia de no poder expresar lo que uno siente o piensa. También he visto los costos de hacerlo desafiando el Poder. Creo que, por eso, he aprendido a valorar los derechos tan costosamente reconquistados. Tal vez por eso, los abusos de hoy me sublevan y me ponen intolerante.

Hecha le ley, hecha la trampa. Leyendo el último decreto municipal, y su similar provincial al que adhiere, se puede descubrir la trampa a la que ha recurrido el Intendente local para eludir su responsabilidad de gobernar. A través de un artículo, Bogdan apela al concepto de "responsabilidad social individual" para evitar cumplir con su trabajo.

Hace ya muchos años, los sueños, las ideas, el compromiso y la militancia partidaria me hicieron conocer a muchos hombres y mujeres, con los cuales compartimos muchos años de nuestras vidas, y una de esas personas fue Alejandro Bonson.

La realidad actual de la pandemia es la de una crisis sanitaria combinada con la resultante crisis económica, cuyos desarrollos aún no sabemos cuáles serán. En esta incertidumbre, proyectar hacia adelante cualquier actividad puede generar muchas dudas y temores, pero éstos pueden servir para nutrir una concepción más cierta de la realidad que hoy vivimos.

Es medianoche y está pasando un nuevo Día del Periodista. Muchas y reconfortantes fueron las caricias en este día, pero, al reflexionar, creo que, más allá de los reconocimientos, la sociedad no tiene una conciencia cabal sobre la importancia de la información como fuente de conocimiento, ni del valor de ese conocimiento como herramienta de poder, ni del papel del periodista en todo eso.

Página 1 de 89