…puede ser guardado para el momento que lo necesites, o tal vez lo podés usar muy pronto.

Los sobres están preparados para albergar temporalmente cartas, fotos, tarjetas,  que esperan ser entregados. Contienen mensajes para destinatarios concretos.

El sábado 9 y el domingo 10 de septiembre en todas las Parroquias, Capillas, Colegios, se realiza la Colecta Nacional “Más por Menos”. Ya muy conocida por todos.

Hace tiempo venimos señalando (no sólo en la Iglesia) que en nuestro país hay inequidad en la distribución de los bienes. Esto implica que existen zonas muy ricas que contrastan lastimosamente con zonas muy pobres en las cuales la miseria parece cubrirlo todo. Una pobreza estructural que no logramos superar. En estos lugares (ricos y pobres) están nuestras comunidades eclesiales que buscan asumir una misma misión: anunciar la Buena Noticia del amor de Dios que nos hace hermanos.

Esta breve descripción nos hace ver que hay Parroquias con muchos recursos económicos y posibilidades: proyector de video, salas bien pintadas y con temperaturas templadas, baños, mobiliario lindo, láminas, etc. Y otras con techo de chapa que calienta en verano y deja pasar frío en invierno, contrapiso sin revestir, paredes sin revocar, o comunidades que dan catequesis debajo de un árbol. Las mismas asimetrías sociales se transforman en eclesiales. Y esto no es justo.

La colecta “Más por Menos” quiere ser un canal bien cercano de ayuda concreta, que busca restaurar la equidad entre todas las comunidades que profesamos una misma fe.

Con el dinero recaudado también se ayuda a la participación de agentes pastorales en Encuentros Diocesanos o Nacionales diversos, se sostienen opciones de capacitación pastoral, se colabora para organizar cursos…

¡Y cuántas iniciativas de justicia y promoción humana!: Capacitación laboral, oficios, microemprendimientos de trabajo, huertas comunitarias, material didáctico y recreativo…

Te invito a entrar en la página de la colecta: www.colectamaspormenos.com.ar

Allí podrás ver fotos de diversos emprendimientos que se sostuvieron con la colecta del año pasado. A mí me motivó mucho ver los rostros de alegría de quienes ponen manos a la obra impulsados por la solidaridad. 

El lema elegido para este año es significativo: “Tu solidaridad fortalece mi esperanza”. Cuando nos sentimos acompañados, aun en medio de dificultades, estamos de mejor ánimo y la esperanza se fortalece por las manos fraternas. En cambio, cuando nos abandonan o ignoran, la tristeza y el desaliento van ganando espacio en nuestro interior.

En el sobre vacío que tenés o te entregarán podés poner tu colaboración para la colecta. No es sólo dinero, es también un mensaje que hacés llegar de “me importa” o “no me importa”, de “me comprometo” o “que se arreglen”.

Francisco nos enseña que “la Palabra ‘solidaridad’ está un poco gastada y a veces se interpreta mal, pero es mucho más que algunos actos esporádicos de generosidad”.

Veamos qué pasa el fin de semana que viene.  

El viernes 1º de septiembre se rezó en comunión por el cuidado de la creación, pedido del Papa Francisco a todas las personas de buena voluntad. En una celebración en una mezquita porteña organizada por diversas instituciones eclesiales, referentes de distintos credos oraron especialmente por el cuidado del agua en nuestro planeta. Fue una ocasión de inmensa fraternidad en la que solo era importante estar unidos por el amor a nuestro único mundo, a nuestra hermana agua. Las oraciones coincidieron en apelar a la responsabilidad intergeneracional de cuidado de la vida en todas sus formas, en saber ver la presencia de Dios en todas ellas.

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social