"Urribarri está muy complicado", sostuvo el abogado penalista Rubén Pagliotto, una de las espadas que ha batallado contra los hechos de corrupción de la administración del dos veces gobernador entrerriano Sergio Daniel Urribarri.

En una entrevista con Entre Ríos Ahora, Pagliotto sostuvo que el actual presidente de la Cámara de Diputados tiene sobre sus hombros una causa madre, por enriquecimiento ilícito, que se inició hace dos años y que salpica a toda su familia y, aunque esta avanza lento, en los Tribunales su nombre se repite en varios expedientes judiciales.
Aparte del expediente Nº 61211, caratulado Urribarri Sergio Daniel y otros s/Peculado, también el nombre del exgobernador aparece en el expediente Nº 58383 Kisser Raymundo Arturo s/Denuncia, que tiene que ver con el montaje del parador playero en Mar del Plata, en el verano de 2015, que le costó al Estado $14 millones; también está complicado en la contratación de publicidad para la Cumbre del Mercosur, que se realizó en Paraná en diciembre de 2014, pero la lista sigue, y es extensa.
De frente al trabajo de la Justicia en las causas por corrupción, Pagliotto evaluó positivamente el trabajo de los fiscales, sobre todo, a los de la nueva camada, en particular al equipo que conformó Santiago Brugo, con Juan Malvasio, Juan Francisco Ramírez Montrull, Patricia Yedro e Ignacio Aramberry.
"En general, hago un balance satisfactorio, teniendo como parámetro que, de la nada de antes, ahora hemos tenido significativos avances. Era impensable que a un exgobernador se lo convoque para prestar declaración indagatoria. Y Urribarri ha sido citado a indagatoria en todas las causas. Que no haya declarado es una facultad que tiene. Pero la Justicia lo ha convocado en carácter de imputado", aseveró.
En el mismo sentido, Pagliotto ve que en un futuro próximo, más temprano que tarde, empezarán a elevarse a juicio aquellos expedientes que actualmente están en investigación penal preparatoria, y adelantó que ya se ha adelantado la pena que se va a pedir, ninguna de cumplimiento condicional, sino todas de cumplimiento efectivo, por encima de los tres años y medio a cuatro años, y que, si solicitaran juicio abreviado, se les pediría que devuelvan los bienes que saquearon al Estado cuando fueron funcionarios.
Por último, en la entrevista con Entre Ríos Ahora, Pagliotto sostuvo que, en ese escenario, rescata la voluntad del gobernador Gustavo Bordet de no interferir en el trabajo de la Justicia.
Gualeguay21