El joven víctima de un balazo por parte de un funcionario policial, el fin de semana anterior, en el barrio Rocamora, evoluciona levemente pero continúa en estado delicado en la terapia intermedia del Hospital San Antonio.

Si bien la información suministrada por la Policía en su momento fue errónea, ya que la víctima no había resultado herida en una gresca entre bandas antagónicas y luego dado de alta, sino que fue agredida al ser abordada sola por su victimario.
Según fuentes judiciales, aunque todavía se está esclareciendo el hecho, lo cierto sería que fue el lamentable desenlace de una serie de hechos violentos, los cuales comenzaron cuando la víctima había sido golpeado por los hermanos de su victimario, y había respondido pegándole con un palo al menor de los hermanos menores, lo cual provocó que el mayor de todos, policía, fuera hasta su casa y le disparara sin mediar explicación alguna.
Por último, se supo que la víctima, con una herida de bala que le ingresó por un costado y salió por el otro, a la altura del abdomen, estuvo muy complicada desde un principio, pero su estado evoluciona día a día, aunque todavía se encuentra en estado delicado en terapia intermedia.
Gualeguay21