El pasado viernes, el Fiscal Ignacio Telenta, con el apoyo de la querella, solicitó la pena de perpetua para Sebastián Wagner y Néstor Pavón por el secuestro, violación y muerte de Micaela García, y, en tal sentido, se pudieron conocer los argumentos con que respaldó su pedido.

En esta instancia, según se pudo saber, el representante del Ministerio Público Fiscal, con el objeto de promover la actuación de la justicia en defensa de la legalidad y de los intereses generales de la sociedad, afirmó con total certeza que los dos acusados fueron los responsables del abuso sexual y el homicidio triplemente calificado de Micaela.
En su alocución frente al Tribunal, el Dr. Telenta abordó, a lo largo de más de dos horas de explicación, recurriendo a power points y videos, uno a uno cada uno de los argumentos que justifican su acusación.
De este modo, el Fiscal recordó que en la madrugada del 1º de abril de 2017, Micaela, de 21 años de edad, salió del boliche King rumbo a su departamento de Quintana 219, a las 5:36 horas, y señaló que eso quedó confirmado con el video del local y los testimonios de sus dos amigas, que esa noche la acompañaron.
En el mismo sentido, también recordó que quedó probado que Wagner y Pavón fueron, junto con el hijo del segundo, a cenar al restaurante La Terraza, en el parque Quintana, donde estuvieron hasta minutos después de las 2:30 horas, cuando llevaron al niño a la casa y volvieron, para quedarse en el parque hasta pasadas las 3:30 horas.
A partir de esta instancia, el acusador señaló, acompañado por los diferentes videos de seguridad, que quedó probado que, luego de salir del boliche, Micaela pretendió volver a su departamento, mientras que el vehículo de Wagner la siguió en su recorrido hasta la casa, y una de las imágenes permite establecer que en el auto se encontraban dos personas.
Si bien en sus sucesivas declaraciones, Pavón señaló que se había quedado a dormir en su casa cuando llevaron a su hijo, Telenta remarcó que Wagner y él tenían otros planes, ya que se probó que el auto siguió dando vueltas, recordando que así lo muestran las cámaras, y que, entre las 3:30 y 4 horas, querían tener relaciones sexuales con una mujer, no importaba quien, tal cual quedó probado en los mensajes a la hijastra de Wagner a esa hora.
Respecto del asalto a la joven, el Fiscal recordó que se probó que Micaela llegó hasta Antártida Argentina y Quadri, donde se encontró una de sus sandalias, donde un testigo vio un vehículo similar detenido con la pierna de una mujer saliendo por la puerta, con sandalia negra, y donde una testigo aseguró que a las 5:38 horas se oyeron gritos femeninos pidiendo auxilio, "déjenme", refiriéndose a más de uno.
Del mismo modo, Telenta advirtió que había quedado claro que el auto utilizado fue el de Wagner, ya que ahí quedaron pelos de Micaela esparcidos por diferentes lugares, al igual que en la aspiradora con la cual lo limpiaron el sábado, a la vez que remarcó que también quedó aclarado que es imposible, según las apreciaciones de la pericia, que una sola persona lograra capturar, inmovilizar, manejar y a la vez someter a una joven de la contextura física de Micaela, robusta, que pesaba más de 70 kilos, que era deportista, y que poseía un buen desarrollo de masa muscular.
En cuanto a lo realizado por Wagner y Pavón en el auto luego del secuestro, el acusador recordó que se ubicó al vehículo pasando por el Frigorífico Soychú hacia la zona de chacras, luego volviendo a gran velocidad para tomar por Avenida Perón, y después por la Ruta 12 hasta la planta de ENERSA, donde el auto dobló a la derecha hasta un lugar de tupida vegetación donde la violaron y asfixiaron, y luego se encontró parte de su ropa, sus llaves y la otra sandalia.
De acuerdo a Telenta, en ese lugar tuvieron lugar las violaciones y la muerte de Micaela, para lo cual recordó que la pericia forense había determinado la existencia de signos de ataque sexual y que la muerte había sido asfixia, mientras que entendió que el móvil de la muerte de la joven fue tanto para evitar que siguiera gritando como para evitar su denuncia a la policía.
Por otro lado, el Fiscal remarcó que, para deshacerse del cuerpo, de los videos expuestos se deduce que, desde ese lugar, tomaron por el camino de Las Colas, hacia Calderón, en plena zona rural, buscando un lugar apropiado y conveniente, cargando el cuerpo en el baúl, donde también se encontraron pelos.
Respecto de lo hecho por Wagner y Pavón luego de abandonar el cuerpo de Micaela, Telenta señaló que, al quedar empantanados volviendo de aquel lugar, lo cual también quedó probado, se les retrasaron todas las tareas previstas para esa mañana, lo cual resultó en que debieran volver a gran velocidad, hecho advertido por una testigo a quien rebasaron entre las 8:15 y las 8:20 horas de esa mañana, y en que Pavón recién pudo abrir su lavadero pocos minutos antes de las 9:30 horas, en lugar de a las 8, como lo hacía siempre.
Aparte de todos estos hechos que apuntan y comprometen a ambos imputados, el Fiscal también recordó las diferentes declaraciones de Pavón, tanto a los medios, luego de descubrir el auto, como ante la Justicia, y las resumió en un video, remarcando que, luego del hecho, el jefe de Wagner solo trabajó para complicar la investigación y no ser descubierto, distorsionando desde un principio lo ocurrido con la evidente intención de que el cuerpo y las pruebas desaparecieran, y que Wagner se fuera a Buenos Aires. En definitiva, para Telenta, Pavón siempre confió en que su plan tendría éxito.
Por último, cabe señalar que el Fiscal Telenta recordó, en varias instancias a lo largo de su alegato, las declaraciones de Wagner, demostrando que en muchas oportunidades los hechos la corroboran, y destacó al final el pacto con Pavón confesado por Wagner, donde éste le promete que, antes de ser capturado por la Policía, se quitaría la vida, lo que intentó cumplir en Moreno antes de ser aprehendido.
De este modo, exponiendo todo este caudal probatorio, el Fiscal que desde aquel primero de abril lideró las investigaciones de la causa presentó su caso frente al Tribunal y le solicitó la pena perpetua a los perpetradores del crimen de Micaela.
Norman Robson para Gualeguay21