En abril del 2015 hubo una condena a prisión perpetua por la muerte de Agustín Pereyra, pero Casación entendió que eso fue exagerado y días pasados el Tribunal redujo la pena a 25 años.

El pasado viernes por la mañana, el Tribunal de Juicio y Apelaciones, integrado por María Angélica Pivas, Ernesto Crespo y Javier Cadenas, ahora atendiendo la nueva calificación ordenada por la Cámara de Casación Penal, “homicidio en ocasión de robo”, condenó a sus homicidas, Alexis Demarchi y a Matías Godoy, a solo 25 años.
De este modo, el Tribunal atendió el pedido de la Fiscalía, a cargo del Dr. Ignacio Telenta, en cuanto a la máxima pena prevista para esta nueva calificación impuesta desde Casación.
Un poco de historia
Agustín Pereyra, con solo 16 años, fue asesinado a puñaladas en la madrugada del 9 de mayo de 2014 en la Ruta 136 de Gualeguay, a manos de Alexis Demarchi y Matías Godoy, de 19 y 21 años, que lo mataron para quitarle el teléfono celular.
Demarchi y Godoy transitaban en moto por la ruta 136 cuando se cruzaron con Pereyra, lo corrieron, lo alcanzaron, le pegaron, y le dieron varios puntazos de cuchillo que le provocaron la muerte.
En abril de 2015, fueron llevados a juicio y el Tribunal, integrado por María Angélica Pivas, Darío Ernesto Crespo y Roberto Javier Cadenas, los condenó a la máxima pena por asesinar para cometer el objetivo del robo, o sea, criminis causa.
En este sentido, de acuerdo al expediente, se calificó como criminis causa porque los puntazos fueron “con el fin de facilitar y consumar el apoderamiento ilegítimo de dinero y su aparato celular y lograr la impunidad, tras lo cual se dan a la fuga hasta ingresar al Barrio Molino donde permanecieron ocultos hasta sus respectivas detenciones”.
Frente a esta condena en primera instancia, la defensa, ya en manos de los defensores públicos Carlos Sciutto y Susana Alarcón, recurrió a Casación para revisar la sentencia.
No fue tan grave
En diciembre de 2015, los camaristas Hugo Perotti, Marcela Davite y Miguel Giorgio, anularon la cadena perpetua, cambiaron la calificación del crimen a la figura del “homicidio en ocasión de robo”, y devolvieron la causa al Tribunal de Gualeguay para que cuantifique la pena ahora en función de esta nueva calificación.
Según aquel Tribunal, “se ha comprobado que Godoy y Demarchi se acercaron a la víctima con la clara voluntad de arrebatarle el celular y algún otro objeto que aquélla tenía en su poder, y que súbitamente decidieron infligirle varios cuchillazos en el cuerpo, que le produjeron la muerte”.
Del mismo modo, no encontraron acreditada la “conexión ideológica entre ambos hechos, el robo y la muerte, y a falta de pruebas en contrario, debo pensar que la acción de matar a Pereyra no fue más que una circunstancia -dolosa por supuesto- pero ajena al plan originariamente escogido”.
De este modo, la Justicia entendió hace casi dos años que había que rehacer el proceso penal porque no había sido intención inicial de Demarchi y Godoy asesinar a Pereyra, razón por la cual, la semana pasada, se cumplió con esto y se dictó una nueva sentencia.
Gualeguay21